Almendras crudas o tostadas ¿Cuáles engordan?

Las almendras crudas o tostadas poseen una gran riqueza de nutrientes y bondades naturales, constituyéndose en un excelente bocadillo, saludable y sabroso.

almendras-crudas-1
Ambos tipos de almendras aportan una cantidad significativa de fibra.

Las almendras son las semillas del almendro, muy ricas en calorías y utilizadas en la cocina para la preparación tanto de recetas dulces, como saladas. Sería genial si todos los alimentos ricos en calorías también te hicieran perder peso. Desafortunadamente, a menudo ocurre exactamente lo contrario, excepto en un caso: el de las calorías de las almendras y los frutos secos.

La ingesta de frutos secos en concreto de almendras es determinante para reducir la grasa corporal; poco más de 20 almendras al día son la mejor manera de reducir la sensación de hambre y aumentar el bienestar.

Las calorías de las almendras no afectan el aumento de peso corporal y pueden ser una buena opción para los bocadillos diarios. De esta forma, no se incrementa la ingesta diaria de energía y se logra una reducción significativa de los niveles de hambre.

Las almendras, son abundantes en calcio y ácidos grasos buenos, ayudando a prevenir la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares. Contienen hierro, potasio, magnesio, fibra y vitaminas y son importantes energizantes. Introducirlas en tu dieta diaria es una gran opción en términos de salud.

El conocimiento actual sugiere que el consumo moderado de almendras u otras nueces no representa una amenaza para el aumento de peso. Si se toma con prudencia y con la debida moderación, ningún alimento engorda: lo que siempre marca la diferencia son las cantidades con las que ingerimos los alimentos, las almendras no son una excepción.

Las almendras como todos los frutos secos son muy energéticas y calóricas, por lo que su alta dosis puede afectar la acumulación de peso y grasa corporal; por tanto, comer demasiadas almendras podría engordarte.

En función de tus necesidades, puedes elegir el momento del día adecuado para consumirlas. Las almendras del desayuno son, por ejemplo, ideales para elaborar la energía adecuada de forma sana y equilibrada, especialmente cuando se combinan con un yogurt descremado y una tostada o avena.

¿Antojos de comida? Almendras crudas o tostadas es la opción

Como bien sabes, este tipo de frutos caracterizados es su exterior por su cáscara dura y leñosa, los puedes consumir frescos o tostados, solos o en combinación con otros frutos secos, cereales integrales y yogurt. Si eres de las personas que disfrutan de las  almendras crudas o tostadas como bocadillo, sentirás frenar tu apetito y reducir el riesgo de antojos.

Por otro lado, estudios confirman que consumir frutos secos puede estimular el metabolismo y quemar más calorías y pueden prevenir los antojos de comida. Sin embargo, siempre es importante un control razonable de las porciones. Comer frutos secos con regularidad como parte de una dieta saludable no provoca aumento de peso e incluso puede ayudarlo a perder peso.

Pero si los snacks son tu preocupación, ¿Qué mejor opción que un puñado de almendras para acabar con el hambre a media mañana o media tarde? Solos o acompañados de una fruta pequeña, te ayudan a llegar con el apetito adecuado a la siguiente comida principal y reducen el riesgo de mordisquear continuamente.

¿Cuántas almendras crudas podemos comer para evitar engordar?

Un pequeño puñado es más que suficiente y te ayudará durante algunas horas. Puedes racionar inteligentemente la cantidad de almendras a ingerir al día: 30 g, correspondientes a unas 15 semillas. Esto te permite poder comer almendras todos los días, absorbiendo sus beneficios incluso durante una dieta adelgazante.

De hecho, es su combinación con otros ingredientes como azúcares y harinas en recetas dulces o grasas animales en salados lo que puede afectar a la línea, por lo que es recomendable consumirlos como una auténtica comida por derecho propio.

Sus fibras combinadas con la baja cantidad de azúcares en realidad aumentan la sensación de saciedad y liberan poca insulina, reduciendo también la sensación de hambre y haciendo de las almendras grandes aliadas de la forma física. Si es posible, es una buena regla preferir las almendras con piel, porque son más ricas en fibra, por lo tanto más saciante, pero también en preciosos antioxidantes.

¿Cuándo es mejor tomar almendras?

Las almendras son ricas en proteínas y vitaminas, ayudan a disminuir el nivel de colesterol y triglicéridos en la sangre, y tienen propiedades laxantes. Además, el contenido de vitamina E y grasas insaturadas ayuda a reducir el crecimiento de placa aterosclerótica en las arterias, previniendo infartos.

Es la sobremesa, un momento en el que es fácil sentir hambre que puede llevarte a masticar diferentes dulces o bizcochos rellenos. Comer almendras por la noche o antes de irse a dormir es una mejor alternativa no solo en cuanto a sabor y línea, sino también para acompañar el descanso nocturno, gracias a las propiedades sedantes y calmantes del magnesio y el litio presentes en este preciado fruto seco.

En conclusión, si comes con sensatez y en las cantidades adecuadas, las almendras no engordan; al contrario, pueden convertirse en aliadas para adelgazar y mantenerte en forma, ¡lo importante es no excederte!

almendras-crudas
La proteína es otro componente de este alimento que tiene efecto saciante.

¿Las almendras tostadas son buenas o malas?

Los frutos secos, son buenos para la salud, aunque no todo el mundo sabe que los frutos secos se consumen mejor sin tostar y sin sal. Las almendras, son un alimento saludable, especialmente si no se tratan, es decir, si no se tuestan. De hecho, el tostado puede alterar las grasas buenas principalmente insaturadas contenidas en los frutos secos con altas temperaturas.

Las almendras son una gran fuente de antioxidantes y nutrientes, que incluyen vitamina E, magnesio y fósforo. Algunos de estos son sensibles al calor y podrían perderse durante el proceso de tostado. Se ha demostrado que el aumento de temperatura y el tiempo de tueste conducen a reducir la actividad antioxidante.

Aunque ciertamente es fácil encontrar y consumir frutos secos ya pelados,  es preferible comprarlos con su cáscara porque es a la vez su envase más saludable y protege la fruta de posibles contaminantes.

El consejo es comprar frutos secos crudos y tostarlos en casa a temperaturas relativamente bajas. Es recomendable incluir frutos secos en la dieta para mejorar la salud, bien sea crudos o tostados; lo importante es elegir productos de calidad y no exagerar las porciones.

Es importante enfatizar que el tostado debe hacerse correctamente para que las nueces tostadas no se echen a perder y se vean privadas de muchos de sus nutrientes.

¿Es más saludable comer almendras tostadas o crudas?

Ambas. Las almendras crudas conservan inalteradas todas las propiedades beneficiosas, las almendras tostadas, por otro lado, pueden contener menos antioxidantes y vitaminas.

En conclusión, puedes comer tanto almendras tostadas como crudas porque son sanas y buenas para la salud, si se consumen con moderación. Ambas variedades contienen cantidades similares de calorías, proteínas, carbohidratos y fibra.

Para estar seguro, en lugar de comprar almendras ya tostadas, es recomendable comprarlas crudas y asarlas en casa, preferiblemente en el horno. De esta manera es posible controlar mejor la temperatura y la duración del cocción. Estudios han encontrado que el tostado a bajas temperaturas o incluso a temperaturas medias, es el que le da al producto final el sabor más agradable y la mejor textura.

Desde hace mucho tiempo se realizan estudios sobre las almendras y otros frutos secos, los mismos que han arrojado mucha información sobre la riqueza de grasas beneficiosas, proteínas y fibra, tanto como de importantes nutrientes y los favorables antioxidantes; en proporciones tales que las convierten en las grandes aliadas de la salud en general.

La pregunta frecuente es,  si es mejor comer almendras crudas o tostadas y cómo influye estas en el proceso de cocción sobre el contenido nutricional. Ambas variedades poseen cantidades similares de calorías, proteínas, carbohidratos y fibra. Aunque el tostado pudiera alterar las grasas saludables, reducir su contenido de nutrientes y provocar la formación de una sustancia nociva llamada acrilamida.

Si quieres comer almendras tostadas, debes recuerdar que algunas que se venden en las tiendas están sazonadas con sal y algunas incluso están cubiertas de azúcar.

Por todo lo antes descrito, podemos considerar que es provechoso introducirlas en la dieta, porque son frutas con numerosas propiedades benéficas. Su consumo moderado, es excelente  para quienes siguen una dieta de adelgazamiento, ya que ayudan a mantener el peso bajo control.

(Visited 913 times, 10 visits today)

Deja un comentario